• image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
Previous Next

Madurando el deseo de seguir al Redentor a través del análisis común y la aceptación personal de las implicaciones de la vida apostólica de los redentoristas.

Lugar: Irapuatuo, Gto. 

DECIR SÍ.

 

Los Rarámuri, como todos los pueblos ancestrales, aprecian el silencio como oportunidad para mirar dentro del corazón. Su silencio no es programado sino una actitud de vida que los configura profundamente contemplativos de la verdad. Verdad que solo es verdad en el ámbito comunitario.
 
Su hogar, que tiene puerta de ingreso en el pueblo de Carichí, será también el nuestro durante algunos meses. Su hospitalidad, manifestada en la comunidad redentorista de Tarahumara que nos acoge, es una provocación  a hurgar el corazón, el de cada uno, el de la comunidad del prenoviciado, el de los redentoristas. Queremos encontrarnos con la verdad que nos disponga a dar el sí para siempre.
 
En medio de montañas se nos ofrece acallarnos para escuchar la voz de Dios. Deseamos que el silencio Rarámuri nos anime en nuestra pretensión común. No dejen de orar por nosotros.

 

Back to Top