• image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
Previous Next

Construyendo la elección de seguir al Redentor a través de la comprensión de una visión cristiana que ponga al día el mensaje de la abundante redención.

Lugar: México, D.F.

#MISIONPANAMA.

 

“¿Hasta dónde quiero llegar?”. No son muchos los que tienen la respuesta a esta interrogante. Definir el lugar que queremos ocupar en la vida, le da razón y sentido a nuestra existencia. Cuando estamos convencidos hasta dónde queremos llegar en la vida, invertimos nuestro mayor esfuerzo en lograrlo. Nuestra vida tiene un rumbo; y cuando las cosas no salen como lo planeamos; no es fácil darnos por vencidos... ¡Tenemos esperanza!

La misión tiene el objetivo de cuestionar nuestra existencia iluminados por la Palabra de Dios, para lanzarnos a ámbitos que nos permitimos llegar, tocar el rostro de nuestros destinatarios será nuestro verdadero reto. Síguenos en esta experiencia única #MisionPanama y comparte con nosotros nuestra pasión por la misión.

LUNA DE MIEL ESTUDIANTIL.

 

Después de tanta ilusión y expectativas, por fin llegó el primer día de clases de teología en el país de El Salvador. El día 11 de marzo de 2014 nos dirigimos al Centro Monseñor Romero que forma parte de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas, mejor conocida como la UCA. 

Segunda experiencia que vivo en el extranjero; la primera fue mi noviciado redentorista en Colombia. Vivir en el extranjero continúa siendo una experiencia maravillosa, retante, llena de aventuras y universos diferentes a los de mi país que me invitan a conocerlos. 

Durante años supe que dentro de los estudios para ser religioso-presbítero había que aprender teología. Suponía que ésta tenía que ver con cosas de Dios, pero no sabía con exactitud a qué se refería. Reconozco que sólo llevo pocos días en el Centro, que sólo he visto pocas cosas teológicas, pero mi corazón se abre emocionado ante un "mar" de conocimientos que me resultan atractivos y necesarios para desarrollar mi vocación. 

Mis primeros pasos en la teología han resultado maravillosos, me siento como "pez en el agua". Sé que me implicarán arduo esfuerzo pues voy reconociendo la importancia de éstos y lo necesario que son dentro del servicio al que me siento llamado. Pero estoy emocionado, grandemente interesado en lo que voy recibiendo.

¡Cuántas cosas por aprender!, ¡cuántos estudios por asimilar en función de la misión! La vocación religiosa es un regalo de Dios en favor de su pueblo. Agradezco a Dios la oportunidad de poder aprender teología. Agradezco a la Congregación del Santísimo Redentor, de la cual formo parte, que me permita abrirme a los estudios teológicos en tierra salvadoreña. ¿Quién se apunta 
para venir a estudiar acá? Les esperamos, toda la comunidad del juniorado redentorista, con los brazos abiertos.

EFECTO ALEGRÍA.

 

Ser redentorista desde mi experiencia se ha convertido en una aventura, en un camino y sobre todo en una vida llena de vértigo. Hace algunos años inicié esta travesía (2006), esta ruta que me va mostrando que para alcanzar lo que quiere Dios de mí necesito lanzarme y emprender el viaje de la vida.

Mis decisiones harán mi historia, realmente la vida redentorista trae grandes retos y desafios y si algo la caracteriza es que te hace un hombre libre y sin condicionamientos, disfrutar cada momento y cada circunstancia dentro y fuera de la comunidad, aceptar  y entender a los cohermanos, experimentar comunitariamente proyectos, saber decir sí y no en el momento oportuno, comprender que nuestros caminos parecen ser tan distintos y distantes pero que realmente están perfectamente conectados y unidos. Esta vida es toda una aventura, es como la espeleología ya que te juegas la vida en profundidades, topografías y descubrimientos inimaginables.  La preparación y la convicción de caminar por cavidades recónditas y estrechas. Durante estos años de formación he descubierto que para crecer se necesita de mucha valentía, de un espíritu emprendedor y de diálogo con los de mayor experiencia. Este viaje no es financiado por Coca-Cola, Master Card o Nike es patrocinado por Jesús Redentor que sin su apoyo sería un fracaso tal aventura.

Vivir por segunda vez fuera de mi país es asombroso ya que aprendes a ver las cosas con mayor amplitud, el enfoque de la existencia empieza a ser de modo panorámico, los horizontes se van extendiendo, respiras un ambiente heterogéneo y diverso, ser misionero es ser amante de lo insólito, de lo diferente, pasión por transformar lo que se encuentra en tu camino, ser redentorista es saber fusionar ideas y dar respuestas sagaces. Andar a cientos de kilometros de mi país es verdaderamente una experiencia inigualable porque te encuentras con personas que son tan diferentes pero a la vez tan iguales a ti, la alegría de ser tu mismo sin renunciar a un registro de identidad, el redentorista no necesita  pasaporte para ser bienvenido en cualquier extensión de tierra del globo porque cuando se deja tocar por los habitantes de ese lugar se convierte en uno de ellos.

Sentir la alegría en cada uno de mis actos, experimentar que para algo este gran patrocinador apuesta por mí y confía en mí, me hace libre y comprometido con el mundo que me rodea, que cada paso que doy, cada año que avanzo son para hacerme un hombre temerario, entregado y preparado. Por que cada vez que me arriesgo encuentro cosas increíbles. Ser redentorista es lo mejor que me ha pasado, ser redentorista me hace un jóvene feliz. 

¡¡QUIERO SER REDENTORISTA!!

 

Esta es la frase con la que todos iniciamos… pues la formación Redentorista solo se inicia a partir de esta afirmación, cuando nace del corazón. Comencé en el 2009 un camino que no sabía a donde me llevaría. Sabía dónde estaba el punto de partida pero no veía el futuro. Sabía qué hacía pero no sabía por qué lo hacía… así fue pasando el tiempo de mis primeros meses de formación. Hasta que llegó la afirmación, pregunta, no sé qué: Quiero ser Redentorista. Me daba miedo y alegría a la vez, no sabía qué hacer con ella, me incomodaba, le decía que se callara, pero no me hacía caso… Lo que hice fue hacerla mi guía, y me ha llevado por muchos lugares, con muchas personas, con muchas experiencias que, más que buenas o malas, me han hecho crecer y amar más esta afirmación, que aún me da miedo, sí, me da miedo. Pero seguirá siendo mi guía porque no me siento perdido.

Esta ha sido mi experiencia desde hace algunos años, cinco para ser exacto,  que comencé a buscar mi vida como Redentorista. Quiero encontrar a Oscar como un Redentorista auténtico. Quiero ser un Redentorista Original. ¿Cómo le voy a hacer? Eso es lo que tengo que descubrir a lo largo de mi vida. Lo que sí sé, es que el punto de partida, el inicio y que al mismo tiempo da sentido y originalidad a mi vida es esta afirmación que nació del corazón: ¡¡Quiero ser Redentorista!! Lo demás se va encontrando con el caminar, y da interés a la aventura… Gracias por acompañarme en esta experiencia.

Back to Top